¿Qué es un negocio B2B y cómo se diferencia de uno B2C?

A través de los términos B2B y B2C se hace referencia a las diversas estrategias de ventas que resulta preciso establecer de a cuerdo al público al cual se desee llegar. En este sentido, se puede decir que B2B se refiere a los negocios dedicados a la venta de servicios o productos a otras empresas, pero por su parte, el B2C consiste en aquellas empresas dedicadas a vender servicios/productos de forma directa a los compradores.

¿En qué consisten los negocios B2B?

Cabe mencionar, de la misma forma, que con relación a las similitudes que existe entre ambos términos, destaca que los dos tienen como objetivo el vender sus productos/servicios, pero en diversos tiempos, como estaremos explicando más adelante.

Por eso, si quieres saber qué es un negocio B2B y cómo se distingue de uno B2C, es recomendable que sigas leyendo.

Los negocios B2B se caracterizan por proporcionar sus servicios especialmente a las empresas; un ejemplo de esto sería, tal vez, algún laboratorio externo, el cual pone sus servicios exclusivamente a disposición de los hospitales; o una empresa de servicio al cliente la cual proporciona sus servicios para las transnacionales.

Asimismo, podría tratarse de una compañía dedicada a ofrecer materia prima, herramientas o repuestos de maquinarias que se utilicen para fabricar productos.

Dicho de otro modo, se trata de compañías o negocios que se encuentran relacionados con otros negocios con el fin de realizar un intercambio.

Por poner un ejemplo, las empresas tecnológicas que proporcionan un sistema de software para las compañías de seguros, al igual que aquellas compañías que acuden a otras para adquirir material de oficina o de higiene, y también aquellos proveedores que se encargan de abastecer a los mercados mayoristas con ciertos productos.

En cualquier caso, es conveniente señalar que los negocios tipo B2B destacan por seguir un tipo de ventas corporativo, razón por la cual resulta algo más complejo, ya que están en juego factores no solo de tiempo y precio, sino también de burocracia e incluso, de necesidades distintas a las que tendría una persona física.

El B2B y B2C del marketing

  • Tanto B2B como B2C son términos que suelen usarse con el propósito de diferenciar aquellos procesos de marketing de negocios, los cuales venden a los consumidores finales, al igual que aquellos que se dirigen hacia las compañías.
  • En ambos casos, se puede decir que la mayoría del proceso resulta similar entre sí, ya que aquello que realmente cambia suele ser el modo en que se realizan dichos procesos, al igual que los mensajes estratégicos difundidos.
  • De igual modo, cabe señalar que ambos tipos del marketing comienzan sus estrategias tanto definiendo al público objetivo como detectando la manera de satisfacer sus necesidades con el propósito de venderles algún producto, distinto en cada caso.

¿Cuáles son las diferencias que hay entre el B2B y el B2C?

Ahora bien, cabe señalar que B2B se trata de la abreviatura usada para “Business-to-Business” (que se traduciría como “negocio a negocio”), y B2C se refiere a “Business-to-Consumer” (que quiere decir “negocio a consumidor”); pero ambos términos hacen referencia a dos maneras distintas de llevar a cabo tanto relaciones como transacciones comerciales.

Conviene mencionar, de la misma forma, que la mayor diferencia que existe entre B2B y B2C se trata, como es posible imaginar llegados a este punto, del público final al cual se dirigen los servicios o productos ofrecidos por la empresa.

Y es que como ya mencionamos, los negocios B2B se encuentran enfocados en compañías y/o profesionales (minoristas), pero los negocios B2C se dirigen específicamente al consumidor final.

En cualquier caso, a continuación vamos a estar tratando de resumir un poco los diversos puntos clave, a través de los cuales se logran diferenciar estos dos tipos de negocios:

La lógica de comprar el servicio/producto

  • Cuando de un negocio B2B se trata, se puede decir que el mismo suele centrarse en presentar al público las diversas ventajas que podrían percibir a través de la compra de los productos o servicios que pone a su disposición; por su parte, al consistir en un negocio B2C, ese no se trata de su objetivo principal.

Lo racional frente a lo emocional

  • Al tratarse de un negocio B2B, las empresas se enfocan sobre todo en el aspecto más racional que involucra la compra, para esto se aseguran de argumentar directamente el porqué es conveniente adquirir los productos o servicios que ofrecen.
  • Mientras que en los negocios tipo B2C, lo que se busca es poder llegar a conectar de forma emocional con cada uno de los clientes.

La clase de lenguaje utilizado

  • Cuando del tipo de lenguaje usado se trata, es conveniente señalar que los negocios B2B podrían recurrir al uso de uno que sea un poco más técnico en comparación de utilizado por los negocios B2C; esto se debe a que las compañías que adquieren sus servicios y/o productos suelen especializarse dentro del mismo sector al que pertenecen dichos productos/servicios.

Los tiempos de decisión

  • Para terminar, cabe decir que en los negocios B2C, por lo general, se suele buscar que las empresas lleven a cabo una compra inmediata o rápida, pero cuando de los B2B se trata, lo cierto es que la toma de decisión entre los consumidores finales, y para realizar la compra, en ocasiones podría llegar a tardar bastante tiempo.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.